Una semana de senderismo en las Açores

Nuestra escapada anual a islas europeas para practicar senderismo nos ha llevado en esta ocasión a las Islas Açores. En concreto estuvimos en cuatro de ellas, São Miguel, Terceira, Faial y Pico.

Aspectos generales del viaje

Salimos de Barcelona el 9 de marzo de 2018 para regresar el 16 del mismo mes. Estas fechas eran un poco tempranas, como se demostraria después, pero nuestro desconocimiento del clima de estas islas así como el hecho de que estando más adelantado el año se nos encarecia el coste, nos llevó a escoger esta semana. En esta ocasión nos movimos por las Açores a nuestro aire pero encargamos a una agencia de viajes la contratación de vuelos y alojamiento.

Los vehículos de alquiler los contratamos desde Barcelona utilizando la web de carflexi. com. En Faial y Terceira alquilamos una furgoneta de 8 plazas, mientras que en Sâo Miguel alquilamos dos vehículos de 5 plazas debido al alto coste de las furgonetas. Para desplazarnos desde Sâo Miguel a Terceira y de Terceira a Faial utilizamos vuelos o interiore y para movernos desde Faial a Pico utilizamos un ferry. En Pico descubrimos que nos salia más ecónómico el alquiler de un taxi de 8 plazas que el alquiler de una furgoneta.

Los hoteles utilizados eran de 3 y 4 estrellas. Todos tenían un nivel suficiente para cubrir nuestras necesidades

El coste global del viaje se situa en unos 1.100 € por persona;

Sâo Miguel

Dia 9

En esta isla estuvimos 3 dias. Llegamos a mediodia del dia 9 de marzo al aeropuerto de Ponta Delgada, después de un vuelo Barcelona- Lisboa-Ponta Delgada. Recogimos los coches de alquiler y nos dirigimos al Lagoa do Fogo. Habíamos previsto una ruta muy corta para rse dia debido a las pocas horas de luz que nos quedaban. El viaje fue corto, de unos 30 minutos, pero a pesar de ello pudimos empezar a gozar de las tonalidades de verde que ofrece esta isla. Aparcamos al lado mismo de la carretera en un mirador sobre el Lagoa do Fogo, desde donde empezamos a caminar . La primera impresión del lago fue extraordinaria. La tarde era clara, sin niebla y el lago se nos ofrecia con todo su magnífico esplendor unos metros más abajo

El descenso al lago es muy empinado con un sendero que no está en muy buenas condiciones y además mojado este dia. Requeria poner los cinco sentidos para evitar resbalar y caerse. Una vez llegados al nivel del agua, estuvimos caminando unos 500 metros por un senderoque tenia las mismas características que el de bajada, salvo su desnivel. Más adelante llegamos a una zona de playas donde ya se camina con comodidad pero que tiene el inconveniente de las gaviotas que nidifican en aquella zona. Habia miles de ellas. No nos dieron problemas pero hemos leido en alguna parte que pueden atacarte cuando cuidan a sus crias.

Parece que dar la vuelta completa al lago es una misión muy compleja. Nosotros no lo hicimos, regresamos por el mismo camino que seguimos en la ida. Al final salieron

Dia 10

Fue el dia en que hicimos la ruta más larga; fueron 20 km. dando la vuelta entera al cráter del Lagoa das Sete Cidades. La aproximación en coche desde Ponta Delgada al Miradouro da Vista do Rei ( punto de inicio de la ruta) no fue larga. Llegamos temprano y , al igual que ocurrió el dia anterior, tuvimos un dia con buena visibilidad, probablemente debido al fuerte viento que hacia. La visión del Lagoa desde el punto de partida de la ruta fue extraordinaria

El trayecto no ofrece ninguna dificultad, transcurre prácticamente por pistas muy anchas en las que incluso pueden circular los coches. Se dispone de varios miradores que permiten una visión del Lagoa desde diferentes perspectivas, todas magníficas. Disfrutamos de esta ruta , sencilla aunque algo molesta debido al viento. Creemos que en algunos momentos las rachas se movian por encima de los 70-80km. por hora.

La vista del Lagoa desde el Miradouro da Vista do Rei habia sido lo mejor de la ruta hasta que llegamos a otro mirador, el Miradouro da Boca do Inferno. Se puede llegar a pocos metros de este mirador en coche aunque no es posible con el itinerario que nosotros hicimos. La panorámica es magnífica con un paisaje de un verde pleno de vida y el Lagoa de Santiago en primer plano.

En la foto se pueden apreciar también el Lagoa das Sete Cidades asomando por el lado derecho y el Lagoa Rosa por el izquierdo. A unis pocos centenares de metros de este mirador se halla una amplia área de descanso que supongo debe estar a rebosar en verano pero que a principios de marzo estaba vacia. Alli pude ver de cerca uno de los árboles que más me gustó entre los que se hallan en estas islas

Los últimos km. se hacen por carretera pero, lo que por pura lógica debería haber sido un aburrimiento, tambièn nos ofreció momentos buenos, de sorpresa, como aquellos en los que vimos diferentes y vistosos tipos de musgo en los márgenes de la carretera.

m

Dia 11

Para este este dia, el último en Sâo Miguel, nos habíamos reservado la que para algunos es la mejor que se puede hacer en esta isla. No sé si es o no es la mejor, pues no conozco la isla más allá de los tres dias pasados en ellos pero lo que si es verdad es que esta ruta fue la más variada de las tres. Se trata de sólo 11 km. de recorrido para una ruta que no es circular. Lo diseñamos así aprovechando que teníamos dos coches con lo cual nos podiamos mover desde el punto de inicio al del final de ruta. ¿ porqué no hicimos una ruta circular.? Pues porqué habia un tramo que bordeaba el lago, que no añadia nada a lo que habíamos visto hasta entonces y además transcurria sobre asfalto, algo que solemos evitar siempre que sea posible.

La ruta comenzó en Furnas. Aparcamos a pocos metros de las Caldeiras das Furnas. Bajamos del coche y lo primero que notamos fue el olor a azufre que presente en el aire. Habia fumarolas por todas partes, no sólo en las Caldeiras sino también en los desagües de las calles. Salia humo de cualquier orificio que encontrabas. Y luego las Caldeiras, espectaculares, impresionantes, con el agua hirviendo. Fue un buen inicio de la ruta.

Atravesamos Furnas pasando por rincones bonitos como éste

Muy pronto empezamos a adentrarnos en lo que me atrevo a llamar, de forma figurada, un bosque salvaje, de aquellos que uno asocia a selvas de paises exóticos. Disfrutamos caminando por ese entorno puesto que además de andar rodeados de una vegetación única, lo hacíamos por un tipo de camino que es el que nos gusta; senderos en los que siempre debes estar atento al terreno sobre el que vas pisando.

Uno de los puntos se interés de la ruta era Miradouro do Pico da Ferro pero la niebla no nos permitió observar nada. Desde allí no se podia ver ni a 10 metros. El descenso desd este mirador hacia Lagoa das Furnas dio paso a otro tipo de vegetación, má ordenada menos salvaje pero igual de bonita

También tuvimos la ocasión de ver, desde las alturas el Lagoa das Furnas

Al llegar al lago pasamos por las Caldeiras donde se prepara el popular cozido, que parece ser puede ser de carne o de pescado. Vimos como sacaban las ollas de los agujeros donde las habian colocado cuatro horas atrás si eran de pescado o seis horas si eran de carne y n9a interesamos por la posibilidad de probarlo. Nos aseguraron que no era posible salvo reserva previa. Lo cierto es que pocos minutos después comíamos cozido de carne en Furnas.

Vistas las caldeiras nos dirigimos hasta el final de nuestra ruta caminando por la orilla del Lago. El camino aquí no presentaba ninguna dificultad pues se trata de una zona turística aunque tiene rincones muy interesantes como éste

Aquí, en este rincón, se encuentra la segunda araucaria mas grande del mundo con sus 50 metros de alto y casi dos de diámetro.

Unos centenares de metros más allá ya divisamos la Capela de Nossa Senhora das Vitórias donde acabamos esta preciosa ruta.

Ponta Delgada

Durante nuestra estancia en Sâo Miguel nos alojamos en un hotel de Ponta Delgada. Tuvimos una agenda muy apretada por lo que únicamente podíamos visitar la ciudad de noche. Nos encontramos con noches muy frias y dos de ellas con lluvia por lo que no la visitamos por completo. Aqui adjunto fotografias de alguno de los lugares por los que paseamos

Dia 12

Un avión nos trasladó porla mañana desde el aeropuerto de Ponta Delgada al de Lajes en la Ilha Terceira. Nada más llegar recogimos la furgoneta y nos fuimos a lugar donde se encuentra la Gruta do Natal con la finalidad de hacer una ruta matinal, corta, de menos de 6 km. de longitud por la zona de los Mistérios Negros. Fue otra caminata magnífica en la que durante algo más de un km. caminamos por un bosque de laurisilva precioso.

La última fotografia nos muestra en el punto en que abandonamos la zona más inhóspita de la ruta. Unos minutos más tarde pudimos observar los Mistérios Negros

En los últimos km. de esta ruta noa encontramos con bosques de lo que creo son árboles de Crytomeria japonica. Un nuevo aliciente de esta magnífica ruta

Al acabar esta caminata, comimos un pequeño bocadillo delante de la Gruta do Natal y nos fuimos rápidamente a la zona de la Rocha do Chambre para efectuar otra corta ruta por la zona. No podíamos perder tiempo pues nos quedabn unas tres horas de luz diurna.

En este caso habiamos planeado una caminata circular de 9 km. por una zona que es considerada de las mejores de Terceira. Fue una ruta equiparable a la de la mañana con rincones de una extraordinaria belleza

Pudimos ver el colorido que ofrece la Rocha do Chambre unos minutos antes de llegar a su cima

Un poco más tarde la niebla nos dificultó las vistas panorámicas pero no logró disminuir la calidad de esta ruta.

Dia 13

Los pronósticos de todas las app metereológicas anunciaban lluvia segura para la tarde, por lo que planificamos una corta caminata por la mañana, para dedicar la tarde a visitar la Gruta do Natal, el Algar do Carvâo y la ciudad de Angra do Heroismo.

La ruta escogida comenzaba en los alrededores de Serreta y tenia por objetivo subir hasta la cima del Lagoinha donde se halla un pequeño lago. La longitud de la ruta que era circular fue de sólo 7 km. Podríamos haber optado por duplicar la distancia bajando hasta la Ponta do Queimado que se halla a nivel del mar pero si hubièsemos optado por esta solución habríamos quedado mojados como peces no en vano una hora después de terminar nuestra ruta comenzó una tormenta fenomenal.

De nuevo afrontamos caminos mojados y resbaladizos, que no deben presentar ninguna dificultad en seco, pero que obligan a estar suficientemente concentrado si no se quiere llegar al destino lleno de barro.

La niebla y a ratos la lluvia nos impidieron gozar de todas las posibilidades de la ruta pero no pudo evitar que disfrutáramos de la flora existente en la zona.

Mientras comíamos en un restaurante comenzó una tormenta que duró unos 40 minutos, acabada la cual nos dirigimos al Algar do Carvao. Allí, previo pago, pudimos visitar este precioso lugar que se trata de una chimenea de un volcán extinto fruto de una erupción producida hace unos dos mil años.

Acabada la visita al Algar do Carvao nos dirigimos a la Gruta do Natal que se trata de un tubo de lava que tiene diferentes ramificaciones, algunas de las cuales no pueden ser visitadas.

Para visitar ambos lugares es importante tener en cuenta los dias y horas en que permanecen abiertos pues varian según sea la importantacia de la temporada turística. Cada una de esas visitas dura entre 30 y 40 minutos.

Acabadas estas visitas nos dirigimos a la capital de Terceira, Angra do Heroismo. El centro histórico de esta ciudad fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unescoen 1983. Ae trata de una ciudad muy bonita. La lluvia nos limitó la visita aunque pienso que las fotografias que siguen permiten hacerse una idea sobre su belleza

Dia 14

Nuevo vuelo interior por la mañana para trasladarnos desde Terceira a Faial. Al llegar al destino repetimos nuestra operativa habitual, alquilar la furgoneta y, sin pasar por el hotel,dirigirnos al punto de inicio de la correspondiente ruta. En esta ocasión queríamos ir a una zona diferente, que no tuviese tanto bosque ni vegetación, queríamos caminar por una zona volcánica de origen reciente. Y la teníamos en Faial; se trata de la Peninsula de Capelo donde en 1957 y 1958 uno de los volcanes, el Vulcâo dos Capelinhos entró en erupción. Surgió del mar y los materiales que expulsó formaron un islote que se unió a la isla de Faial.

Completamos la ruta ascendiendo a dos de los volcanes de la zona, los de Cabeço do Canto

y de Caldeirâo donde volvimos a encontrarnos con una frondosa vegetación.

Acabada la ruta nos fuimos a Horta donde aprovechamos para adquirir los billetes del ferry que nos llevaría a la Isla de Pico el dia siguiente y para recorrer las calles de esta pequeña capital.

Parece ser que Horta existe la tradición de que los veleros que dan la vuelta al mundo dejen un grafitti en el puerto que constituya un recuerdo de su paso por las Açores y un homenaje a su aventura.

La fotografia no es muy nítida a pesar de lo cual pueden divisarse los grafittis en las paredes del fondo. Hay miles de ellos en este puerto

Dia 15

El ferry nos trasladó a la Isla de Pico por la mañana. Cuando llegamos al puerto alquilamos un taxi de ocho plazas que nos llevaría al punto de inicio de la subida al Pico (Casa da Montanha) para recogernos por la tarde a la hora acordada por 70€ en total.

En la Casa da Montanha te dan un GPS para saber en todo momento tu ubicación y te dan información sobre el estado de la montaña. En los dias previos habia nevado, llovido y helado en la montaña de Pico. Ese mismo dia tenía temperaturas de -8 grados C en la cima. No te dejaban subir sin grampones, si bien se nos dijo que habia puntos donde la roca estaba helada. Además del frio, hacia viento y había niebla en la montaña. El camino de subida está marcado con indicadores verticales muy seguidos, quizá cada 50metros o menos. Subimos con una cierta comodidad, helasos por la niebla, el frio y el viento pero al cabo de una hora más o menos nos simos cuenta de que el regreso podia ser peligroso. No es lo mismo subir que descender por rocas heladas; los grampones no son útiles en estas circunstancias y por ello decidimos darnos la vuelta y suspender el ascenso al pico más alto de Portugal . Otra vez será

De regreso a la Casa da Montanha les preguntamos a los guardas por una ruta que fuese interesante en la isla. Nos recomendaron la ruta del vino por la zona de Santa Luzia. Llamamos al taxi, le contamos la sugerencia que nos habian hecho los guardas, nos dijo que estaba de acuerdo con la propuesta y nos llevó por una carretera en mal estado hasta el municipio costero de Cabritos donde iniciamos la ruta. Se trata de un trayecto que discurre por una zona donde hay viñedos y restos de los mismos que fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco a principios del presente siglo. La ruta discurre junto a la costa por lo que al atractivo que suponen los viñedos debe sumarse la de ver el mar furioso a causa del viento. Aqui acabó nuestra estancia en Açores pues al dia siguiente emprendimos el regreso a Barcelona. Para más información ir a mi cuenta en Wikiloc con usuario ” sabategalofre”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s